Free-Cooling Directo y Free-Cooling adiabático. ¿Cuál es la mejor solución para mantener frescas las salas técnicas de su empresa?

El sistema de Free-Cooling, más conocido como ‘Free-Cooling Directo’ es una solución de última generación y ambientalmente sostenible para mantener frescas las salas técnicas como los centros de datos y las salas de TLC. 

 

Su funcionamiento consiste en introducir en una sala con equipo de disipación de calor, una cantidad de aire filtrado procedente del exterior, con una temperatura más baja. Al mismo tiempo, el calor interno se disipa y se expulsa de la habitación. 

 

En práctica, aprovechando el aire exterior durante las horas más frescas, puede ofrecer una contribución válida a la refrigeración de las habitaciones. Durante las horas nocturnas del verano, cuando la temperatura exterior suele ser inferior a 18°C, se introduce aire exterior fresco en las habitaciones, que sustituye al aire caliente del ambiente interior.

 

El Free-Cooling Directo es ciertamente la forma menos costosa de enfriar las habitaciones, tanto en términos de ahorro de energía y contaminación como en términos de ahorro de costos. Especialmente si se compara con los sistemas de refrigeración tradicionales para el tratamiento del aire exterior. 

 

El rendimiento de un sistema de este tipo depende, como se ha mencionado, de la temperatura del aire ambiente y, por lo tanto, está vinculado a las condiciones climáticas, a las variaciones estacionales y a la ubicación geográfica de la instalación del sistema de refrigeración.

 

De hecho, hay algunas zonas (en nuestro continente hay pocas, a decir verdad) donde incluso durante la noche, la temperatura supera los 18/20°C, llegando incluso a los 30°C.

 

En este punto surge una pregunta…

¿Es posible aumentar el rendimiento de un sistema de refrigeración libre instalando un sistema de actualización?

La respuesta es afirmativa y en este caso hablamos de mejora adiabática.

 

Consiste en un módulo para atomizar agua directamente en el flujo de aire entrante en las salas técnicas. El aire humedecido de esta manera se enfría gracias al proceso de evaporación de las partículas de agua, lo que provoca una disminución del calor del aire, bajando su temperatura en unos 5/7 °C.

 

La implementación de un sistema de este tipo, como se ha mencionado anteriormente, permite extender el uso de la refrigeración libre incluso en zonas y períodos en los que las temperaturas del aire exterior comprometen su funcionamiento óptimo, a fin de aprovechar el sistema de refrigeración libre tanto en invierno como en verano.

 

Al final de la temporada de calor, el sistema adiabático puede ser excluido del circuito de refrigeración libre (free-cooler), reduciendo el consumo de agua a cero. De esta manera, puede ser utilizado sólo cuando lo requieran las condiciones climáticas.

 

Si es cierto que una situación de este tipo combina las ventajas de un aerorefrigerador con las de un refrigerador de evaporación, aumentando el rendimiento del intercambiador y aumentando la eficiencia energética global del sistema de refrigeración, también es cierto que hay algunos puntos críticos que deben tenerse en cuenta.

Desventajas del sistema adiabático en comparación con la refrigeración libre directa.

Algunas características, de hecho, no hacen que el sistema adiabático sea la elección correcta cuando se trata de sistemas de refrigeración para salas de TLC y centros de datos.

 

Podríamos llamarlos «efectos colaterales».

 

En primer lugar, si, como hemos visto anteriormente, puede llevar a una disminución de la temperatura de 5/7 grados, esto no es necesariamente bueno para el medio ambiente a ser enfriado.

 

Además, con el sistema adiabático y la nebulización del agua para crear humedad, existe el riesgo de que se produzcan fugas de agua con la consiguiente creación de posibles óxidos y charcos bajo el free-cooler, aspecto que hay que tener en cuenta y al que hay que prestar especial atención, además del aumento del valor de la humedad ambiente que hay que mantener bajo control para no crear daños en el equipo de TLC.

 

Por el contrario, el uso de la refrigeración libre directa por sí sola no causaría ningún problema a los recursos del ambiente interior (lo que puede ocurrir con otros sistemas de aire acondicionado).

 

En el caso del Free-Cooling directo, no hay que olvidar la ausencia total de componentes hidráulicos, característica que contribuye a garantizar a la empresa una inversión mucho menor.

 

Por lo tanto, como hemos visto, a menos que los cuartos técnicos se instalen en zonas donde las temperaturas se mantengan extremadamente altas incluso durante la noche (una situación bastante rara en Italia y Europa), los beneficios de un sistema adiabático son menos incisivos.

 

Cuando hablamos de sistemas de refrigeración, la refrigeración libre directa, sin necesidad de ninguna integración, es probablemente la mejor solución para los centros de datos y las salas de TLC.

 

Si tienes alguna pregunta o deseas más información sobre el Free-Cooling directo, por favor, ponte en contacto con nosotros.