¿Cuáles son las (muchas) ventajas de una empresa ecológica?

Hoy en día, todas las empresas están obligadas a preocuparse y trabajar activamente para reducir su impacto ambiental, debido a los riesgos asociados con el cambio climático.

 

Teniendo esto en cuenta, las grandes empresas de «interés público», por ejemplo, las empresas que cotizan en bolsa, las compañías de seguros, los bancos, etc., ya se han visto obligadas a rendir cuentas de sus acciones en términos de impacto ambiental durante varios años.

 

¿Cómo? Mediante un Informe de Sostenibilidad, que debe satisfacer al Consejo de Estabilidad Financiera (FSB), el organismo que promueve y supervisa la estabilidad del sistema financiero mundial, y seguir la Directiva europea sobre la presentación de informes no financieros.

 

Se prevén sanciones de hasta 150,000 euros en caso de irregularidades.

 

En las declaraciones se pide a las empresas que incluyan objetivos a corto y largo plazo, incluyendo información sobre el uso de recursos energéticos renovables, el uso prudente de los recursos hídricos, las emisiones de gases de efecto invernadero y el impacto actual y futuro en el medio ambiente.

Una cuestión vital para el futuro de las empresas.

En el estudio del año pasado, «El Informe sobre el riesgo mundial 2019», se constató que los principales riesgos mundiales identificados estaban relacionados con cuestiones ambientales, lo que representaba 5 de los 10 principales riesgos mundiales tanto en «probabilidad de ocurrencia» como en «impacto».  Y específicamente, los desastres climáticos fueron identificados como el principal riesgo en términos de probabilidad.

 

Los grandes inversores institucionales desconfían de quienes no incluyen el cambio climático en su red de riesgos y piden a las empresas que cotizan en bolsa que presten más atención a las cuestiones de sostenibilidad a fin de evitar posibles riesgos en el futuro suministro financiero a los mercados. 

 

Las empresas que no se adaptan, por lo tanto, se exponen al riesgo de secar sus canales de financiación.

Reducir los costos, hacer más eficientes los procesos y aumentar la confianza.

Un enfoque sostenible de la gestión empresarial beneficia a las empresas de muchas maneras.

 

Las cifras del balance muestran cómo existe una correlación positiva entre la sostenibilidad y los resultados económicos: entre las empresas industriales italianas que invirtieron en políticas ambientales en 2017, el 32% aumentó el volumen de negocios, el 28% el empleo y el 34% el aumento de las exportaciones (datos de Unioncamere y Symbola, Greenitaly 2018), porcentajes superiores a los de las empresas que no lo hicieron.

 

En lo que concierne a la eficiencia de los procesos, así como a la adopción de medidas de eficiencia energética, cabe señalar que esas prácticas pueden dar lugar a importantes ahorros también en términos económicos.

 

Por ejemplo, los que han decidido instalar un sistema de refrigeración basado en un sistema de Free-Cooling Directo en las salas técnicas de su empresa lo saben bien. Una tecnología que permite evitar el consumo de grandes cantidades de energía y ahorrar cantidades realmente considerables en las facturas.

¿Por qué una empresa debe hacer que su marca sea sostenible?

Una empresa sostenible aumenta la sensación de confianza que los interesados internos y externos (trabajadores, proveedores, clientes, inversores, etc.) tienen en la empresa. Por ejemplo, en el caso de los empleados, cuanto más se involucren, más estarán dispuestos a dar a la empresa, tanto en términos de apego como de mayor compromiso laboral.

 

Además, una empresa sostenible atrae a más clientes que adoptan políticas sostenibles y esto afecta positivamente a la facturación de la empresa. Los clientes perciben la marca como más confiable, transparente y abierta al diálogo. Automáticamente, la imagen de la empresa mejora, así como la probabilidad de retener a nuevos consumidores.

 

Según una investigación llevada a cabo por Nielsen, empresa líder en estudios de mercado, el 52% de los consumidores dicen estar dispuestos a gastar más si la marca adopta políticas de sostenibilidad.

 

Hoy en día, la empresa que decide invertir en estrategias ecológicas no sólo está siendo positiva para el medio ambiente y la comunidad, sino que también está asegurando una ventaja competitiva y económica comprobada. No es una coincidencia que cada vez más grandes empresas anuncien nuevos esfuerzos y proyectos de sostenibilidad cada día.

 

Al convertirse en socialmente sostenible, una empresa cambia su apariencia. Concentra su atención en valores que no son sólo económicos, como el bienestar del consumidor, la calidad de los productos y la innovación.

Bajo impacto ambiental = Más oportunidades y beneficios

Además de la reputación de la marca y del punto de vista del consumidor o del inversor, cabe señalar que una empresa también se evalúa en función de su propensión a elaborar planes de sostenibilidad. Las cuestiones sobre las que se evalúa la empresa son la eficiencia y la reducción del impacto ambiental.

 

Cuanto más una empresa cumple con estos dos parámetros, más mejora su rendimiento financiero. La mejora de las oportunidades para una empresa socialmente sostenible no sólo surge desde una perspectiva financiera.  

En un momento en que los reglamentos de protección del medio ambiente son cada vez más estrictos, las empresas que cumplen con las normas ambientales obtienen el derecho a procesar y vender productos que otros no tienen. Las empresas más comprometidas con esto son las que mejor pueden responder a la visión de las administraciones públicas y, por lo tanto, se benefician de importantes incentivos y concesiones.

 

Por lo tanto, las empresas deben actuar con esto en mente para cosechar los beneficios de esta nueva orientación de mercado.